Entre los asuntos que la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández Barroso, trasladó como prioritarios a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, dentro de sus competencias, se encontraba el acceso desde la M-45 al barrio de Los Molinos. Sin embargo, casi tres meses después, ni Ayuso ni el consejero de Presidencia que asistió al encuentro, han hecho nada.

Esta falta de avances no es nueva, la Comunidad de Madrid lleva postergando el acceso a este barrio de Getafe al menos en los últimos nueve años de gobierno progresista en la ciudad, a pesar de sus propias promesas electorales.

Existe una disputa interna en el Gobierno Regional, que enfrenta a la Consejería de Vivienda, Transportes e Infraestructuras, con el Consorcio Urbanístico de Molinos Buenavista y sus responsables regionales. Ambos entes se pasan mutuamente la responsabilidad de abordar la ejecución de la conexión, generando esta situación de bloqueo. 

Sin embargo, en febrero de 2022, la abogacía de la Comunidad de Madrid, determinó tras insistencia de la alcaldesa, que si el Consorcio Urbanístico lo acordaba, si sería competente para asumir la totalidad del proyecto.  A iniciativa del Ayuntamiento de Getafe ese acuerdo se adoptó el 19 de julio del año 2022, sin que hasta hoy se haya hecho nada más. Tampoco por parte de la presidenta ni su consejero de Presidencia.

La falta de un acceso desde la M-45 a Los Molinos genera problemas de embotellamiento tanto en el barrio de Getafe Norte, como en el área industrial de Los Ángeles. Getafe critica que la Comunidad de Madrid no solo bloquea la solución, sino que permanece ajena a las problemáticas de los municipios del sur y el compromiso con una movilidad sostenible.